Mas allá de una ciudad jardín, queremos una ciudad parque.

Uno de los elementos más notables de la ciudad capital ha sido la jardinización y mantenimiento de los arriates a lo largo de las calles y avenidas más importantes. Todos estamos muy agradecidos por eso, pero ahora queremos el siguiente paso. Más allá de una ciudad jardín, queremos una ciudad parque.

Pequeño parque con jardínes, a lo largo del Acueducto de Pinula o de la Culebra. Foto: Rudy Herrera

Pequeño parque con jardínes, a lo largo del Acueducto de Pinula o de la Culebra. Foto: Rudy Herrera

Jardín vs. Parque

Antes de continuar, vale la pena explicar en detalle la diferencia entre una ciudad jardín y una ciudad parque. Es una distinción fácil de entender pero que a veces olvidamos. 

Los jardines (antiguamente referidos como huertos de flor) son espacios dedicados a las flores o vegetales con el fin de gozar su contribución estética, es decir, no tienen una finalidad económica mas que la de generar satisfacción a quienes disfrutan verlos y admirarlos.

Los parques, por otro lado, son espacios que incluyen jardines, prados y arbolados en donde la comunidad puede realizar actividades recreativas y lúdicas. El jardín, entonces, puede formar parte de un parque, pero dentro de un parque podemos pasear, jugar e interactuar mientras que el jardín es solo para ver. 

"Desde nuestro vehículo..." Foto: Rudy Herrera

"Desde nuestro vehículo..." Foto: Rudy Herrera

El caso de Ciudad de Guatemala

Tomando en cuenta que nuestra ciudad se ha desarrollado en gran parte para que los vehículos circulen eficientemente, en vez de desarrollarse para que las personas circulen eficiente, la idea de poder admirar jardines verdes y floreados a través de la ventana de algún vehículo parece ser suficiente. De hecho nos hemos acostumbrado al retoque estético de las calles a tal punto que la idea de ciudad jardín nos suena como el ideal. Desde nuestro vehículo, protegid@s del humo y sonido, ver flores a lo largo del camino es bonito, así que muchos se preguntan ¿para qué cambiarlo? Sin embargo, apuntarle a una ciudad jardín es acortar nuestros objetivos, es conformarnos con algo que puede ser mejor.

Ciclista en arriate central de San Cristóbal. Foto: Rudy Herrera

Ciclista en arriate central de San Cristóbal. Foto: Rudy Herrera

Una ciudad parque integraría el hecho de poder tener una interacción con el espacio y la comunidad. Significaría poder caminar la ciudad en áreas que estén protegidas del humo y de la bulla para que disfrutemos, no solo al ver las plantas ornamentales, sino también al interactuar con la comunidad dentro de esos espacios. 

Una forma simplificada de hacer la comparación es pensando en nuestros espacios privados. Usemos de ejemplo el jardín y el patio de los abuelitos. El jardín es donde están las flores y el patio es el área completa (incluyendo el jardín). Desde pequeños nos queda claro que el jardín es para verlo y admirarlo, no para jugar. Si uno quiere jugar tiene que ir a otras partes del patio, al área con grama. Y bueno, al desear tener una ciudad jardín, estaríamos apuntándole a la idea de tener una ciudad que se ve pero que no se toca. Nosotros queremos mas que eso. Queremos una ciudad que incluya áreas dedicadas a eso pero también áreas en donde jugar, en donde caminar, correr, interactuar, conocer a la comunidad, etc.

Desde nuestro vehículo, protegid@s del humo y sonido, ver flores a lo largo del camino es bonito, así que muchos se preguntan ¿para qué cambiarlo? Sin embargo, apuntarle a una ciudad jardín es acortar nuestros objetivos, es conformarnos con algo que puede ser mejor.

Conclusión

Jóvenes activos en arriate central de San Cristóbal. Foto: Rudy Herrera

Jóvenes activos en arriate central de San Cristóbal. Foto: Rudy Herrera

Para concluir de manera más justa, vale reconocer que la ciudad de Guatemala ya ha sido jardinizada de buena manera y eso es valorado por muchas personas en la ciudad. Esto queda claro cada año electoral por lo que felicitamos al equipo responsable y les agradecemos su arduo trabajo porque a todos nos enorgullece tener una ciudad bien cuidada. Lo que esperamos, y lo que falta, es extender el concepto para tener una ciudad en donde podamos interactuar con los espacios verdes y caminar seguros en ellos. Solo ver las flores y plantas decorativas desde el carro, ya no es suficiente. Falta también la creación de espacios verdes, peatonales, seguros, inclusivos, activos, en donde podamos interactuar con otros miembros de nuestra comunidad, del barrio y de nuestras áreas de trabajo.